La manipulación de la plastilina ayuda al aprendizaje de la lectoescritura. En las clases de cinco años, los niños aprenden jugando.