WP_20160210_09_39_03_Pro

El pasado miércoles 10 de febrero, desde Infantil hasta Secundaria pasaron por la Capilla para la imposición de la Ceniza. Es un día importante pues comenzamos un tiempo litúrgico nuevo que es la Cuaresma. Recibir la ceniza es manifestar públicamente la voluntad de convertirse y disponer nuestro ánimo para un verdadero cambio de vida y una celebración gozosa de la Pascua.

Nuestro Capellán D. Francisco, nos habló de las tres prácticas que la Iglesia recomienda en Cuaresma: la limosna, la oración y el ayuno. La limosna, implica vivir con los ojos abiertos al prójimo y sus necesidades, para compartir lo que tenemos y lo que somos. La oración, el encuentro personal con el Señor, en el que nos quitamos la armadura, y nos permitimos ser: pequeños, frágiles, y profundamente amados. Y el ayuno, invitación a la justicia, a la moderación, a renunciar a los excesos que provocan sufrimiento, a la libertad.