Me llamo Alejandra, y la verdad es que he tenido millones aficiones. Desde que era pequeñita he pintado, he jugado al pádel, he ido a natación, he jugado al baloncesto, y actualmente, juego al “volleyball”, pero hay uno que por mucho que pasen los años será mi prefirido, y que disfruto muchísimo; la pintura.

La pintura fue una de las primeras actividades a las que me dediqué y la que más duró para mí. Al principio tan solo pintaba porque mi madre tenía una amiga que daba clases y le propuso que probara. Entonces empecé a ir todas las tardes un ratito. Allí me lo pasaba muy bien, recuerdo que había muchas niñas de mi edad y la profesora era muy cercana a nosotras, pero cundo tuve once años más o menos, ya no me cuadraban los horarios porque empezaron las clases por la tarde a la vez en el colegio y lo tuve que dejar  por un tiempo.

Cuando terminé la etapa de Primaria y ya no tenía clases por la tarde, mis padres me buscaron un sitio nuevo, donde estuve menos tiempo , pero también me gustaba mucho.

Finalmente dejé de recibir clases de pintura, pero sigo pintando en mi casa porque es como si desconectara de todo y me relajara, sobre todo si a la vez escucho música, una de mis otras aficiones que también me encanta.

Actualmente, la actividad que más practico es “volleyball”, voy todos los lunes y miércoles una hora al colegio con un grupo de niñas, y aunque hayamos empezado este año , hemos aprendido un montón, y ya queremos tener nuestra propia equipación y nombre del equipo incluso, pero nos conformamos con seguir mejorando porque  queremos ser un equipo importante , y sobre todo que en un futuro cuando ya no estemos en el colegio será un bonito recuerdo y siempre seremos el equipo de la Compañía de María.

 

Alejandra Marín, 3º ESO «A».