ARRANCA LA ESCUELA DE PADRES

Esta tarde hemos inaugurado nuestra humilde escuela de padres. La experiencia, podéis preguntarlo por ahí, ha dejado buen sabor de boca y ánimos de continuar, por lo que se escuchaba en los corrillos al final.

Las circunstancias no podían ser menos propicias, ya que esta primera sesión ha venido a caer en la semana más complicada de la historia reciente del Colegio. No hace falta que escriba por qué. Vaya tino tuvimos el año pasado poniendo las fechas…

Y aún así, ahí han estado una veintena larga de quijotescas madres (y padres, claro), dispuestas a mirar al horizonte, por encima de las innumerables dificultades diarias. Allí ha querido estar, con nosotros, Elena, a pesar de los duros momentos que vive con su padre enfermo. Y no hemos quedado defraudados, porque el entusiasmo con que Juan Antonio Vital ha ido esbozando a “nuestra santa” ha calado en el auditorio. Muchas gracias, vecino seminarista, por la inyección de moral administrada a este puñado de padres. Estamos en buenas manos.

Salgo con la satisfacción de haber notado en el ambiente las ganas de participar, de aprender, de iniciar un camino que acompañe al de nuestros hijos en el cole. Cuando al final los chavales han entrado sudando y felices acompañados por los monitores, me ha parecido una tarde redonda.

Pues ya está esto en marcha. Hemos sabido de Juana de Lestonnac como niña en tenso ambiente familiar, esposa, madre (siete hijos!), viuda, administradora del patrimonio familiar, y finalmente sabia impulsora de una maravillosa mezcla entre las avanzadas mejoras protestantes, el humanismo renacentista de su tío Miguel de Montaigne, y su profunda y alegre fe católica. Su tío llegó a decir admirado: “no parece mujer”. Precisamente por serlo tan intensamente…

Ella es la que nos abre este camino de educación que emprendemos los padres de la Compañía de María. Para las siguientes sesiones, nos espera el padre Julián, que pretende abrirnos los ojos en nuestro papel de educadores. Que María nos acompañe. Estáis todos invitados.

Vicente Romero.
AMPA Compañía de María.