Con motivo del inicio de la Cuaresma, los alumnos de cuarto de primaria empezaron con buenas intenciones. Realizaron una tarjeta en donde reflejaron una actitud contraria que deseaban olvidar.
En el patio y formando un corro, los alumnos se iban acercando al centro, leían lo que tenían puesto y lo arrojaban a un cubo.
A continuación, mientras cantaban y jugaban al corro, se fueron quemando todos los tarjetas en la hoguera.

Parece que tienen buenas intenciones. Dicen que se han convertido en niños “nuevos”.
Ha sido una experiencia muy positiva.