El 25 de enero en el salón de actos hemos inaugurado la experiencia educativa para los alumnos de plástica de 4º de ESO “Formadores bien formados”, cuyo objetivo es conocer las diferentes salidas profesionales de las enseñanzas artísticas de la mano de antiguos alumnos del colegio que han optado por el estudio de disciplinas artísticas y ver cómo las aplican en su trabajo.

Nuestro antiguo alumno Antonio Gallardo Monje que finalizó sus estudios en el 2003 ha sido el encargado de abrir este ciclo de conferencias con una charla que a los alumnos les ha resultado muy interesante. Ha hablado de sus años aquí en el colegio, de cómo su padre eligió este colegio para él y sus hermanos porque quedó prendado de la arquitectura del patio árabe y quiso que sus hijos estudiaran en este lugar tan bello. También les ha hablado a los alumnos de los buenos recuerdos que guarda de su paso por aquí.
A continuación ha explicado como teniendo un trabajo fijo lo dejó todo por crear junto con otro socio la cerería Virgen de la Merced, crearon esta pequeña empresa ya que les llamó la atención que siendo Jerez una ciudad tan cofrade no existiera aquí ningún lugar donde adquirir velas y cirios para su Semana Santa. La cerería es la única en la provincia de Cádiz y eso les ayuda a tener numerosos encargos, pero otro de los motivos es la calidad de sus productos, apuestan por cera 100% virgen y no usan productos químicos ya que sus velas iluminan un patrimonio muy valioso y es importante cuidarlo. Trabajan la cera con métodos tradicionales y está muy orgulloso de mantener viva una tradición que no se aprende en las escuelas de arte sino que es una disciplina que va pasando de generación en generación.
Para finalizar la charla Antonio les habló a los alumnos de su abuelo Antonio Gallardo Molina, poeta y compositor muy conocido en Jerez al que él siempre ha admirado y ahora también sigue sus pasos. Como despedida nos ha regalado un poema dedicado a Don Alberto, un profesor muy querido por todos en este colegio y que Antonio tuvo la suerte de conocer.
Le agradecemos muchísimo el habernos dedicado su tiempo y esperamos que pronto vuelva a visitarnos para contarnos más curiosidades del arte de la cerería.

Poema dedicado a Don Alberto Coto.

Por los pasillos del tiempo
andando por la memoria
me encontré con Don Alberto
que con Dios se fue a la Gloria.
¿Cómo está usted Don Alberto?
Vengo a pedirle disculpas
por mi mal comportamiento,
por meterme con usted
siendo tan noble y tan bueno…
-No te preocupes Antonio
a veces la inmadurez
nos hace juzgar a otros
y por esa estupidez
yo nuca te castigué
e hice de oídos sordos.
-¡Qué bueno eres Alberto!
¿Te acuerdas la de veces
que maldecí este colegio?
-Claro Antonio que me acuerdo…
-Pues hoy día me arrepiento…
Porque aquí aprendí a querer
a los amigos que hoy quiero.
Entre faldas escocesas
y entre olor a libro nuevo,
me enamoré del jardín
a la hora del recreo.
Me enamoré de la gruta
y del patio de arabescos,
me enamoré de los bancos
que rodean el monumento…
Y me casé en la capilla
que hasta la Niña maría,
fue testigo hace año y medio.
Qué más quieres que te diga.
¡Qué más quieres Don alberto!
Si no hay en Jerez colegio
que tenga estas maravillas
que en mi ciega adolescencia
no supe mirar ni ver.
¡Qué torpe la edad del pavo!
¡Qué listo creía ser!
Siendo un niño despistado
y sin ganas de aprender.
Por suerte la vida cambia
y te pone del revés,
lo que ayer odiabas tanto
hoy lo empiezas a querer.
Por eso a mí, Don Alberto,
me alegra volverte a ver
aunque sea cuando yo sueño
por los pasillos del tiempo
del que fuera mi colegio
el mejor que hay en Jerez.



Antonio Gallardo Monje.