El miércoles día 2 de mayo se celebró en el colegio la última parte de la experiencia educativa denominada “Literatura a través del tiempo”. En concreto, festejamos la Edad Media y el Barroco, con el primer ciclo de Secundaria y 3º de ESO, respectivamente. El Patio árabe, que lucía espléndido con todas las banderolas de colores, fue el escenario perfecto para representar la vida en un mercado medieval, con todos sus puestecillos entre los que destacaba especialmente el de repostería, gracias a la colaboración de algunos padres.


El espectáculo ofrecido por los alumnos fue variado y muy interesante. Unos juglares abrieron la representación dando paso a una dramatización de “La rata transformada en niña”, un cuento del libro Calila e Dimna, a cargo de los alumnos de 2º de ESO. Como intermedio un par de alumnos de 1º de ESO recitaron poemas de la lírica tradicional popular. Luego, los juglares-presentadores dieron paso a la representación de El Poema de Mio Cid (2º de ESO), tras la cual cerraron el espectáculo teatral un trío de recitadoras de 1º de ESO.
La siguiente parte del festejo estuvo compuesto por una coreografía de gimnasia rítmica (1º de ESO), la interpretación de dos piezas musicales medievales por la orquesta del colegio y se clausuró la festividad con una bellísima danza medieval interpretada por parte del alumnado de 2º de ESO.
Después del recreo le llegó el turno a 3º de ESO. En este caso los alumnos quisieron recrear un corral de comedias y pusieron en escena fragmentos de algunas de las obras teatrales barrocas más representativas: La dama boba, Fuenteovejuna y La vida es sueño. Para imitar la estructura de las representaciones teatrales barrocas se recitó un fragmento del Arte nuevo de hacer comedias como introducción o loa, y funcionando como entremeses se recitaron poemas intercalados entre los fragmentos teatrales.

Desde el departamento de Lengua castellana y literatura quisiéramos dar las gracias a aquellos profesores que cedieron sus clases amablemente y especialmente, a los profesores colaboradores: la señorita Mariola Morillo y D. Francisco Marín, sin los cuales la experiencia educativa no hubiese resultado tan brillante.