En poco menos de un mes, comenzará en la Iglesia Católica el Jubileo de la Misericordia, para recordar a cada persona en el mundo la cercanía y ternura de Dios, y para redescubrir la fuerza de la solidaridad, del amor y del perdón entre todos sus hijos, vivan dónde vivan y crean en lo que crean.

Por eso esta semana hemos dedicado la clase de Religión a hablar sobre la misericordia a través de la parábola del Hijo Pródigo y a conocer cuáles son la obras de misericordia corporales y espirituales.