El pasado viernes se celebró la III Adoración a la Cruz con el Cristo de la Defensión. Numeroso grupo de alumnos y padres participaron de este acto del que os informamos con esta crónica escrita por el seminarista D. Juan Antonio Vital.

La Oración de Taize un año más en Capuchinos

Resulta estimulante ponerse manos a la obra. Más aún cuando se trata de lo que es decisivo para la propia vida. Y la Fe -el reconocimiento amoroso de la presencia de Cristo en las circunstancias que se nos presentan- es el hecho que decide sobre nuestra existencia en cada instante.
Y eso intentamos el viernes 25 de febrero en la 3ª Oración al estilo de Taize con el Cristo de la Defensión en Capuchinos, redescubrir y volver a acoger este don valioso que es la Fe, para reconocer de manera más profunda las verdades que son la savia de nuestra vida y conducir a todos lo que vinieron desde distintas realidades eclesiales de nuestra Diócesis a un renovado encuentro con Jesucristo.
En un ambiente recogido de meditación, canto y silencio, con una la Iglesia abarrotada de jóvenes y no tan jóvenes rezamos y compartimos la palabra de Dios junto a la imagen del Nuestro Cristo del Defensión y con la amorosa presencia de la Virgen de la O. Este año de forma muy especial hicimos presente la memoria de una mujer que para muchos de los que estábamos allí es un modelo, que en vida supo vivir reconociendo en cada instante que todo “consiste en EL”, es decir que tuvo a Jesús en todo lo que vivió. Hoy ella nos ha dejado su carisma, su biografía, su obra, su amor incuestionable a cada uno de nosotros. Santa Juana de Lesctonnac fundadora de la Compañía de María, a través de su alumnos y devotos ayer se hizo presente de forma muy especial en nuestra oración
Durante la oración muchos pudieron además de rezar, acercarse al sacramento de la penitencia. Varios sacerdotes repartido por la Iglesia e iluminados por un candil con vela roja, no dejaron ni un momento de ofrecer la reconciliación y un encuentro mas real con Dios. Fue algo extraordinario ver tanta gente que no querían dejar pasar esa oportunidad y de esa forma vivir el encuentro con Cristo de una forma más verdadera.
La parte musical estuvo a cargo este año del Coro Juvenil Diocesano, su experiencia en este tipo de oraciones y su gran calidad fue, por decirlo de alguna manera, un regalo, contar con su presencia y colaboración.
Sólo me queda decir que me resulta muy difícil explicar lo que el viernes sucedió en Capuchinos, pero lo que sí puedo hacer es invitaros a que el año que viene no dejéis pasar la oportunidad y vengáis con nosotros a recorrer el camino de la fe, a vibrar con la presencia de Cristo vivo, Luz que ilumina y da sentido real a nuestras vidas.

Juan A. Vital Santos
Hermano de la Defensión y Seminarista Diocesano.

Fue organizado por la Hermandad de la Defensión y el Colegio de la Compañía de María, colaboraron en el mismo el Seminario Diocesano, el Coro Joven Diocesano y la Comunidad Hermanos Capuchinos